Nuevas recetas

Alerta de cerveza: el festival de cerveza artesanal de Nueva York llega este fin de semana

Alerta de cerveza: el festival de cerveza artesanal de Nueva York llega este fin de semana


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El evento masivo llegará al Pabellón Metropolitano los días 24 y 25 de marzo

El festival se desarrollará en tres sesiones.

¿Te encanta la cerveza? ¿Busca la oportunidad de probar más de 150 cervezas, sidras y aguamiel de 75 cervecerías diferentes, todo en un solo lugar? Luego, prepárate para uno de los eventos anuales de cerveza más importantes de la ciudad de Nueva York: el NYC Craft Beer Festival, que llega al Metropolitan Pavilion este viernes y sábado 24 y 25 de marzo.

El festival se dividirá en tres sesiones diferentes: la primera será a las 20:00 horas el viernes por la noche, la segunda a las 14:00 horas el sábado por la tarde y la tercera a las 20:00 horas el sábado por la noche. Por $ 55, los huéspedes recibirán un vaso de dos onzas y tendrán acceso ilimitado a cerveza, hidromiel, sidra y un puñado de licores durante aproximadamente dos horas y media. Por $ 30 adicionales, puede comprar un boleto VIP, que lo llevará una hora antes y le dará acceso a una sala VIP.

Si vas, prepárate para estar en una habitación con alrededor de 1200 aficionados a la cerveza y prepárate para expandir tus horizontes, ya que aquí habrá muchas cervezas que no has visto antes. Estas cervezas son de cervecerías artesanales que tienen una producción mucho menor que, digamos, Budweiser, y se esperan muchas temporadas de primavera. La comida también estará disponible para su compra.

¡Nos vemos allí!


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Desde 2004, sin embargo, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya desenterrados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe dice que no puede ni siquiera estimar cuántos rollos de nueces consumió durante sus cinco años en Jagged Mountain. Del mismo modo, Bobst dice que le costará adivinar cuántos han pasado por su fábrica de cerveza cada año. Debido a que Tin Whiskers elabora su Salted Nut Roll Beer en colaboración directa con Pearson & # 8217s, cuya fábrica está justo al final de la calle, a menudo también les regalan un alijo, a veces todavía recién salidos de la línea.

& # 8220Todo lo que puedo decir es que & # 8217 es mucho & # 8221 Bobst dice. & # 8220 Mucho. & # 8221

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, que se entrega dos veces por semana.


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Desde 2004, sin embargo, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya excavados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe dice que no puede ni siquiera estimar cuántos rollos de nueces consumió durante sus cinco años en Jagged Mountain. Del mismo modo, Bobst dice que le costará adivinar cuántos han pasado por su fábrica de cerveza cada año. Debido a que Tin Whiskers elabora su Salted Nut Roll Beer en colaboración directa con Pearson & # 8217s, cuya fábrica está justo al final de la calle, a menudo también les regalan un alijo, a veces todavía recién salidos de la línea.

& # 8220Todo lo que puedo decir es que & # 8217 es mucho & # 8221 Bobst dice. & # 8220 Mucho. & # 8221

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, que se entrega dos veces por semana.


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Sin embargo, desde 2004, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya excavados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe dice que no puede ni siquiera estimar cuántos rollos de nueces consumió durante sus cinco años en Jagged Mountain. Del mismo modo, Bobst dice que le costará adivinar cuántos han pasado por su fábrica de cerveza cada año. Debido a que Tin Whiskers elabora su Salted Nut Roll Beer en colaboración directa con Pearson & # 8217s, cuya fábrica está justo al final de la calle, a menudo también les regalan un alijo, a veces todavía recién salidos de la línea.

& # 8220Todo lo que puedo decir es que & # 8217 es mucho & # 8221 Bobst dice. & # 8220 Mucho. & # 8221

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, que se entrega dos veces por semana.


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Sin embargo, desde 2004, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya excavados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe dice que no puede ni siquiera estimar cuántos rollos de nueces consumió durante sus cinco años en Jagged Mountain. Del mismo modo, Bobst dice que le costará adivinar cuántos han pasado por su fábrica de cerveza cada año. Debido a que Tin Whiskers elabora su Salted Nut Roll Beer en colaboración directa con Pearson & # 8217s, cuya fábrica está justo al final de la calle, a menudo también les regalan un alijo, a veces todavía recién salidos de la línea.

& # 8220Todo lo que puedo decir es que & # 8217 es mucho & # 8221 Bobst dice. & # 8220 Mucho. & # 8221

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, que se entrega dos veces por semana.


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Sin embargo, desde 2004, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya excavados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe dice que no puede ni siquiera estimar cuántos rollos de nueces consumió durante sus cinco años en Jagged Mountain. Del mismo modo, Bobst dice que le costará adivinar cuántos han pasado por su fábrica de cerveza cada año. Debido a que Tin Whiskers elabora su Salted Nut Roll Beer en colaboración directa con Pearson & # 8217s, cuya fábrica está justo al final de la calle, a menudo también les regalan un alijo, a veces todavía recién salidos de la línea.

& # 8220Todo lo que puedo decir es que & # 8217 es mucho & # 8221 Bobst dice. & # 8220 Mucho. & # 8221

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, que se entrega dos veces por semana.


Por qué a todos los cerveceros artesanales de Estados Unidos les encantan los dulces antiguos

Cuando Jagged Mountain Craft Brewery en Denver, Colorado, lanzó su nueva cerveza negra el otoño pasado, cerveceros de todo el país acudieron a su sala de grifos para probarla. Claro, era el mismo fin de semana que el Great American Beer Festival, por lo que representantes de más de 800 cervecerías ya se estaban abriendo camino a través de Mile High City. Pero el enamoramiento de los compañeros que bebían una pinta fue atraído por la palabra de que la cerveza más fresca de Jagged Mountain se elaboró ​​con lactosa, mantequilla de maní y sal para imitar un dulce que es venerado dentro de la comunidad cervecera.

& # 8220Parecía la broma interior perfecta & # 8221, dice la cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe.

El dulce en cuestión es el Salted Nut Roll: un dulce de la era de la Depresión de Minnesota que, aunque poco conocido fuera del Medio Oeste, ha impulsado literal y figurativamente la industria moderna de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cervecera líder de Jagged Mountain, Alyssa Thorpe, describe la elaboración de una cerveza Salted Nut Roll como la broma interior perfecta. Cortesía de Jagged Mountain Craft Brewery

Durante décadas, Brewers Supply Group (anteriormente Mid-America Brewing Supply) ha introducido dulces en los envíos de cebada, trigo y centeno que envían a las cervecerías artesanales. Al principio, enterraron un alijo de caramelos duros surtidos al azar en algún lugar de la entrega que estaba destinado a ser una muestra de agradecimiento (y una divertida búsqueda del tesoro) para los cerveceros que desempacaron camiones cargados de bolsas de 55 libras, paletas de una tonelada a la vez. (Esta es la razón por la que el homenaje de Jagged Mountain & # 8217 al caramelo se llama & # 8220Pallet Present. & # 8221). Sin embargo, desde 2004, el tesoro ha sido exclusivamente Pearson & # 8217s Salted Nut Roll, una barra con un centro de turrón envuelto en caramelo y cacahuetes salados.

Muy pronto, los cerveceros de todo el país consumían tantos que comenzaron a llamar al bar & # 8220Brewers Lunch & # 8221. Reemplazo de comidas lleno de proteínas, consumido como un Clif Bar de hoy en día.

& # 8220 Definitivamente peleamos por los rollos de nueces en los envíos & # 8221, dice Andy Bobst, gerente de operaciones y marketing de Tin Whiskers Brewing. & # 8220A veces & # 8217 verás cerveceros más cortos & # 8217 pies sobresaliendo de la parte superior de un palé, porque primero se zambulleron en la cabeza buscando el caramelo. & # 8221

Debido a que la industria de la cerveza artesanal realmente no comenzó a funcionar hasta la década de 2000 (entre 2005 y 2019, EE. UU. Pasó de 1.447 a 8.386 cervecerías permitidas), y dado que BSG es uno de los principales actores en el negocio de granos para la elaboración de cerveza, la mayoría de las cervecerías de hoy ningún refugio conocido en una época en la que un rollo de nueces saladas no era el premio por desembalar los envíos.

Un rollo de nueces saladas escondido dentro de un envío. Cortesía de Boxcar Brew Works

Como resultado, la recompensa por día de envío se ha convertido en una musa para los cerveceros. Además de Jagged Mountain, las cervecerías como Prairie Artisan Ales en Oklahoma, AleSmith Brewing Company en San Diego, Crafty Bastard Brewery en Knoxville y Tin Whiskers en Minnesota han elaborado cervezas inspiradas en Salted Nut Rolls en el último año.

Ahora BSG no podría detener el tren del rollo de nueces saladas si lo intentaran. Tara Coy, su Gerente de Eventos y Difusión, dice que la respuesta de los cerveceros se ha disparado en los últimos años. BSG ahora tiene una campaña en las redes sociales dedicada a los dulces, incluida una historia de Instagram dedicada a mostrar a los cerveceros que buscan las barras en sus vastos envíos. Estas fotos y videos & # 8212 típicamente subidos por los propios cerveceros mientras cortan una envoltura de plástico con cortadores de cajas, saquean los botes ya excavados y arrojan bolsas de grano de la pila en busca del tesoro & # 8212 a menudo se subtitulan, & # 8220 saber. & # 8221

El caramelo en cuestión. Cortesía de Brewers Supply Group

& # 8220Siempre bromeo diciendo que escuchamos más sobre los panecillos de nueces saladas [que sobre los ingredientes para preparar cerveza], & # 8221 Coy dice. Los cerveceros intercambian constantemente hechos y fábulas sobre la cantidad y el tamaño de sus dulces, y Coy dice que se entera si una cervecería siente que a otra le fue mejor. Durante las vacaciones, BSG envía, al azar, el Santo Grial de las golosinas: un rollo de nueces saladas de dos libras, del tamaño de un tronco.

& # 8220 Son & # 8217 un poco obscenos, & # 8221 Coy dice. & # 8220Es & # 8217s mucho rollo de nueces. & # 8221

Thorpe says she can’t even estimate how many Nut Rolls she’s consumed during her five-year tenure at Jagged Mountain. Similarly, Bobst says he’d be hard pressed to guess how many have passed through his brewery each year. Because Tin Whiskers makes their Salted Nut Roll Beer in direct collaboration with Pearson’s, whose factory is just down the road, they’re often gifted a stash from them, as well, sometimes still hot off the line.

“All I can say is, it’s a lot,” Bobst says. “A whole lot.”

Gastro Obscura covers the world’s most wondrous food and drink.
Sign up for our email, delivered twice a week.


Why America’s Craft Brewers All Love a Vintage Candy

When Jagged Mountain Craft Brewery in Denver, Colorado, released their new milk stout last fall, brewers from across the country came pouring into their tap room to try it. Sure, it was the same weekend as the Great American Beer Festival, so representatives from more than 800 breweries were already beer hopping their way through the Mile High City. But the crush of pint-pouring peers was lured in by word that Jagged Mountain’s freshest beer was brewed with lactose, peanut butter, and salt to mimic a candy that is revered within the brewing community.

“It seemed like the perfect inside joke,” says Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe.

The sweet in question is the Salted Nut Roll: a Depression-era candy from Minnesota that, while little-known outside the Midwest, has literally and figuratively fueled the modern craft beer industry in the United States.

Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe describes brewing a Salted Nut Roll beer as the perfect inside joke. Courtesy of Jagged Mountain Craft Brewery

For decades, Brewers Supply Group (formerly Mid-America Brewing Supply) has slipped candy into the shipments of barley, wheat, and rye that they send to craft breweries. At first, they buried a cache of randomly assorted hard candies somewhere in the delivery it was meant as a token of appreciation (and a fun scavenger hunt) for brewers who unpacked truckloads of 55-pound bags, one-ton pallets at a time. (This is why Jagged Mountain’s homage to the candy is called “Pallet Present.”) Since 2004, however, the treasure has exclusively been Pearson’s Salted Nut Roll, a bar with a nougat center enrobed in caramel and salted peanuts.

Soon enough, brewers across the country were consuming so many that they started calling the bar “Brewers Lunch.” While the gift may seem like riches now, when the candy was released in 1933, it was intended to be an economical, protein-packed meal replacement, eaten like a modern-day Clif Bar.

“We definitely fight over the Nut Rolls in the shipments,” says Andy Bobst, the Operations and Marketing Manager for Tin Whiskers Brewing. “Sometimes you’ll see shorter brewers’ feet sticking out of the top of a pallet, because they dove in head first looking for the candy.”

Because the craft beer industry didn’t really start chugging until the 2000s (between 2005 and 2019, the U.S. went from 1,447 to 8,386 permitted breweries), and since BSG is one of the biggest players in the brewing-grains business, most breweries today haven’t known a time when a Salted Nut Roll wasn’t the prize for unpacking shipments.

A Salted Nut Roll hiding inside a shipment. Courtesy of Boxcar Brew Works

As a result, the shipment-day bounty has become a bit of a muse for brewers. In addition to Jagged Mountain, breweries including Prairie Artisan Ales in Oklahoma, AleSmith Brewing Company in San Diego, Crafty Bastard Brewery in Knoxville, and Tin Whiskers in Minnesota have all made ales inspired by Salted Nut Rolls in the last year or so.

Now BSG couldn’t stop the Salted Nut Roll train if they tried. Tara Coy, their Events and Outreach Manager, says the response from brewers has exploded in recent years. BSG now has a social-media campaign dedicated to the candy, including an Instagram story devoted to showcasing brewers searching for the bars in their vast shipments. These photos and videos—typically uploaded by brewers themselves as they slice through plastic wrap with box cutters, pillage already dug out hauls, and heave grain bags off the pile in search of the trove—are often captioned, “If you know, you know.”

The candy in question. Courtesy of Brewers Supply Group

“I always joke that we hear more about the Salted Nut Rolls [than brewing ingredients],” Coy says. Brewers constantly trade facts and fables about the quantity and size of their candies, and Coy says she hears about it if one brewery feels another fared better. Around the holidays, BSG sends out, at random, the Holy Grail of treats: a two-pound Salted Nut Roll, the size of a log.

“They’re kind of obscene,” Coy says. “It’s a lot of Nut Roll.”

Thorpe says she can’t even estimate how many Nut Rolls she’s consumed during her five-year tenure at Jagged Mountain. Similarly, Bobst says he’d be hard pressed to guess how many have passed through his brewery each year. Because Tin Whiskers makes their Salted Nut Roll Beer in direct collaboration with Pearson’s, whose factory is just down the road, they’re often gifted a stash from them, as well, sometimes still hot off the line.

“All I can say is, it’s a lot,” Bobst says. “A whole lot.”

Gastro Obscura covers the world’s most wondrous food and drink.
Sign up for our email, delivered twice a week.


Why America’s Craft Brewers All Love a Vintage Candy

When Jagged Mountain Craft Brewery in Denver, Colorado, released their new milk stout last fall, brewers from across the country came pouring into their tap room to try it. Sure, it was the same weekend as the Great American Beer Festival, so representatives from more than 800 breweries were already beer hopping their way through the Mile High City. But the crush of pint-pouring peers was lured in by word that Jagged Mountain’s freshest beer was brewed with lactose, peanut butter, and salt to mimic a candy that is revered within the brewing community.

“It seemed like the perfect inside joke,” says Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe.

The sweet in question is the Salted Nut Roll: a Depression-era candy from Minnesota that, while little-known outside the Midwest, has literally and figuratively fueled the modern craft beer industry in the United States.

Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe describes brewing a Salted Nut Roll beer as the perfect inside joke. Courtesy of Jagged Mountain Craft Brewery

For decades, Brewers Supply Group (formerly Mid-America Brewing Supply) has slipped candy into the shipments of barley, wheat, and rye that they send to craft breweries. At first, they buried a cache of randomly assorted hard candies somewhere in the delivery it was meant as a token of appreciation (and a fun scavenger hunt) for brewers who unpacked truckloads of 55-pound bags, one-ton pallets at a time. (This is why Jagged Mountain’s homage to the candy is called “Pallet Present.”) Since 2004, however, the treasure has exclusively been Pearson’s Salted Nut Roll, a bar with a nougat center enrobed in caramel and salted peanuts.

Soon enough, brewers across the country were consuming so many that they started calling the bar “Brewers Lunch.” While the gift may seem like riches now, when the candy was released in 1933, it was intended to be an economical, protein-packed meal replacement, eaten like a modern-day Clif Bar.

“We definitely fight over the Nut Rolls in the shipments,” says Andy Bobst, the Operations and Marketing Manager for Tin Whiskers Brewing. “Sometimes you’ll see shorter brewers’ feet sticking out of the top of a pallet, because they dove in head first looking for the candy.”

Because the craft beer industry didn’t really start chugging until the 2000s (between 2005 and 2019, the U.S. went from 1,447 to 8,386 permitted breweries), and since BSG is one of the biggest players in the brewing-grains business, most breweries today haven’t known a time when a Salted Nut Roll wasn’t the prize for unpacking shipments.

A Salted Nut Roll hiding inside a shipment. Courtesy of Boxcar Brew Works

As a result, the shipment-day bounty has become a bit of a muse for brewers. In addition to Jagged Mountain, breweries including Prairie Artisan Ales in Oklahoma, AleSmith Brewing Company in San Diego, Crafty Bastard Brewery in Knoxville, and Tin Whiskers in Minnesota have all made ales inspired by Salted Nut Rolls in the last year or so.

Now BSG couldn’t stop the Salted Nut Roll train if they tried. Tara Coy, their Events and Outreach Manager, says the response from brewers has exploded in recent years. BSG now has a social-media campaign dedicated to the candy, including an Instagram story devoted to showcasing brewers searching for the bars in their vast shipments. These photos and videos—typically uploaded by brewers themselves as they slice through plastic wrap with box cutters, pillage already dug out hauls, and heave grain bags off the pile in search of the trove—are often captioned, “If you know, you know.”

The candy in question. Courtesy of Brewers Supply Group

“I always joke that we hear more about the Salted Nut Rolls [than brewing ingredients],” Coy says. Brewers constantly trade facts and fables about the quantity and size of their candies, and Coy says she hears about it if one brewery feels another fared better. Around the holidays, BSG sends out, at random, the Holy Grail of treats: a two-pound Salted Nut Roll, the size of a log.

“They’re kind of obscene,” Coy says. “It’s a lot of Nut Roll.”

Thorpe says she can’t even estimate how many Nut Rolls she’s consumed during her five-year tenure at Jagged Mountain. Similarly, Bobst says he’d be hard pressed to guess how many have passed through his brewery each year. Because Tin Whiskers makes their Salted Nut Roll Beer in direct collaboration with Pearson’s, whose factory is just down the road, they’re often gifted a stash from them, as well, sometimes still hot off the line.

“All I can say is, it’s a lot,” Bobst says. “A whole lot.”

Gastro Obscura covers the world’s most wondrous food and drink.
Sign up for our email, delivered twice a week.


Why America’s Craft Brewers All Love a Vintage Candy

When Jagged Mountain Craft Brewery in Denver, Colorado, released their new milk stout last fall, brewers from across the country came pouring into their tap room to try it. Sure, it was the same weekend as the Great American Beer Festival, so representatives from more than 800 breweries were already beer hopping their way through the Mile High City. But the crush of pint-pouring peers was lured in by word that Jagged Mountain’s freshest beer was brewed with lactose, peanut butter, and salt to mimic a candy that is revered within the brewing community.

“It seemed like the perfect inside joke,” says Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe.

The sweet in question is the Salted Nut Roll: a Depression-era candy from Minnesota that, while little-known outside the Midwest, has literally and figuratively fueled the modern craft beer industry in the United States.

Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe describes brewing a Salted Nut Roll beer as the perfect inside joke. Courtesy of Jagged Mountain Craft Brewery

For decades, Brewers Supply Group (formerly Mid-America Brewing Supply) has slipped candy into the shipments of barley, wheat, and rye that they send to craft breweries. At first, they buried a cache of randomly assorted hard candies somewhere in the delivery it was meant as a token of appreciation (and a fun scavenger hunt) for brewers who unpacked truckloads of 55-pound bags, one-ton pallets at a time. (This is why Jagged Mountain’s homage to the candy is called “Pallet Present.”) Since 2004, however, the treasure has exclusively been Pearson’s Salted Nut Roll, a bar with a nougat center enrobed in caramel and salted peanuts.

Soon enough, brewers across the country were consuming so many that they started calling the bar “Brewers Lunch.” While the gift may seem like riches now, when the candy was released in 1933, it was intended to be an economical, protein-packed meal replacement, eaten like a modern-day Clif Bar.

“We definitely fight over the Nut Rolls in the shipments,” says Andy Bobst, the Operations and Marketing Manager for Tin Whiskers Brewing. “Sometimes you’ll see shorter brewers’ feet sticking out of the top of a pallet, because they dove in head first looking for the candy.”

Because the craft beer industry didn’t really start chugging until the 2000s (between 2005 and 2019, the U.S. went from 1,447 to 8,386 permitted breweries), and since BSG is one of the biggest players in the brewing-grains business, most breweries today haven’t known a time when a Salted Nut Roll wasn’t the prize for unpacking shipments.

A Salted Nut Roll hiding inside a shipment. Courtesy of Boxcar Brew Works

As a result, the shipment-day bounty has become a bit of a muse for brewers. In addition to Jagged Mountain, breweries including Prairie Artisan Ales in Oklahoma, AleSmith Brewing Company in San Diego, Crafty Bastard Brewery in Knoxville, and Tin Whiskers in Minnesota have all made ales inspired by Salted Nut Rolls in the last year or so.

Now BSG couldn’t stop the Salted Nut Roll train if they tried. Tara Coy, their Events and Outreach Manager, says the response from brewers has exploded in recent years. BSG now has a social-media campaign dedicated to the candy, including an Instagram story devoted to showcasing brewers searching for the bars in their vast shipments. These photos and videos—typically uploaded by brewers themselves as they slice through plastic wrap with box cutters, pillage already dug out hauls, and heave grain bags off the pile in search of the trove—are often captioned, “If you know, you know.”

The candy in question. Courtesy of Brewers Supply Group

“I always joke that we hear more about the Salted Nut Rolls [than brewing ingredients],” Coy says. Brewers constantly trade facts and fables about the quantity and size of their candies, and Coy says she hears about it if one brewery feels another fared better. Around the holidays, BSG sends out, at random, the Holy Grail of treats: a two-pound Salted Nut Roll, the size of a log.

“They’re kind of obscene,” Coy says. “It’s a lot of Nut Roll.”

Thorpe says she can’t even estimate how many Nut Rolls she’s consumed during her five-year tenure at Jagged Mountain. Similarly, Bobst says he’d be hard pressed to guess how many have passed through his brewery each year. Because Tin Whiskers makes their Salted Nut Roll Beer in direct collaboration with Pearson’s, whose factory is just down the road, they’re often gifted a stash from them, as well, sometimes still hot off the line.

“All I can say is, it’s a lot,” Bobst says. “A whole lot.”

Gastro Obscura covers the world’s most wondrous food and drink.
Sign up for our email, delivered twice a week.


Why America’s Craft Brewers All Love a Vintage Candy

When Jagged Mountain Craft Brewery in Denver, Colorado, released their new milk stout last fall, brewers from across the country came pouring into their tap room to try it. Sure, it was the same weekend as the Great American Beer Festival, so representatives from more than 800 breweries were already beer hopping their way through the Mile High City. But the crush of pint-pouring peers was lured in by word that Jagged Mountain’s freshest beer was brewed with lactose, peanut butter, and salt to mimic a candy that is revered within the brewing community.

“It seemed like the perfect inside joke,” says Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe.

The sweet in question is the Salted Nut Roll: a Depression-era candy from Minnesota that, while little-known outside the Midwest, has literally and figuratively fueled the modern craft beer industry in the United States.

Jagged Mountain head brewer Alyssa Thorpe describes brewing a Salted Nut Roll beer as the perfect inside joke. Courtesy of Jagged Mountain Craft Brewery

For decades, Brewers Supply Group (formerly Mid-America Brewing Supply) has slipped candy into the shipments of barley, wheat, and rye that they send to craft breweries. At first, they buried a cache of randomly assorted hard candies somewhere in the delivery it was meant as a token of appreciation (and a fun scavenger hunt) for brewers who unpacked truckloads of 55-pound bags, one-ton pallets at a time. (This is why Jagged Mountain’s homage to the candy is called “Pallet Present.”) Since 2004, however, the treasure has exclusively been Pearson’s Salted Nut Roll, a bar with a nougat center enrobed in caramel and salted peanuts.

Soon enough, brewers across the country were consuming so many that they started calling the bar “Brewers Lunch.” While the gift may seem like riches now, when the candy was released in 1933, it was intended to be an economical, protein-packed meal replacement, eaten like a modern-day Clif Bar.

“We definitely fight over the Nut Rolls in the shipments,” says Andy Bobst, the Operations and Marketing Manager for Tin Whiskers Brewing. “Sometimes you’ll see shorter brewers’ feet sticking out of the top of a pallet, because they dove in head first looking for the candy.”

Because the craft beer industry didn’t really start chugging until the 2000s (between 2005 and 2019, the U.S. went from 1,447 to 8,386 permitted breweries), and since BSG is one of the biggest players in the brewing-grains business, most breweries today haven’t known a time when a Salted Nut Roll wasn’t the prize for unpacking shipments.

A Salted Nut Roll hiding inside a shipment. Courtesy of Boxcar Brew Works

As a result, the shipment-day bounty has become a bit of a muse for brewers. In addition to Jagged Mountain, breweries including Prairie Artisan Ales in Oklahoma, AleSmith Brewing Company in San Diego, Crafty Bastard Brewery in Knoxville, and Tin Whiskers in Minnesota have all made ales inspired by Salted Nut Rolls in the last year or so.

Now BSG couldn’t stop the Salted Nut Roll train if they tried. Tara Coy, their Events and Outreach Manager, says the response from brewers has exploded in recent years. BSG now has a social-media campaign dedicated to the candy, including an Instagram story devoted to showcasing brewers searching for the bars in their vast shipments. These photos and videos—typically uploaded by brewers themselves as they slice through plastic wrap with box cutters, pillage already dug out hauls, and heave grain bags off the pile in search of the trove—are often captioned, “If you know, you know.”

The candy in question. Courtesy of Brewers Supply Group

“I always joke that we hear more about the Salted Nut Rolls [than brewing ingredients],” Coy says. Brewers constantly trade facts and fables about the quantity and size of their candies, and Coy says she hears about it if one brewery feels another fared better. Around the holidays, BSG sends out, at random, the Holy Grail of treats: a two-pound Salted Nut Roll, the size of a log.

“They’re kind of obscene,” Coy says. “It’s a lot of Nut Roll.”

Thorpe says she can’t even estimate how many Nut Rolls she’s consumed during her five-year tenure at Jagged Mountain. Similarly, Bobst says he’d be hard pressed to guess how many have passed through his brewery each year. Because Tin Whiskers makes their Salted Nut Roll Beer in direct collaboration with Pearson’s, whose factory is just down the road, they’re often gifted a stash from them, as well, sometimes still hot off the line.

“All I can say is, it’s a lot,” Bobst says. “A whole lot.”

Gastro Obscura covers the world’s most wondrous food and drink.
Sign up for our email, delivered twice a week.


Ver el vídeo: ESTA EMPLEADA NO SE DIO CUENTA QUE LA ESTABAN GRABANDO E HIZO ESTO (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Mabonagrain

    Que frase... super, gran idea

  2. Norberto

    Bravo, esta frase admirable debe ser precisamente a propósito

  3. Burdett

    Por supuesto. fue conmigo también. Podemos comunicarnos sobre este tema.



Escribe un mensaje