Nuevas recetas

Tiras de bistec a la parrilla estilo New York con tapenade de aceitunas verdes

Tiras de bistec a la parrilla estilo New York con tapenade de aceitunas verdes


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ingredientes

  • 1/2 taza de almendras rebanadas, tostadas
  • 1 libra de aceitunas verdes curadas en salmuera (como Picholine), sin hueso
  • 2 cucharadas de alcaparras escurridas
  • 2 filetes de tiras de Nueva York de 2 pulgadas de grosor (cada uno de aproximadamente 1 1/4 libras)
  • 2 cucharadas de romero fresco picado

Preparación de recetas

  • Coloque las almendras en el procesador y muela finamente; transferir a un tazón pequeño. Coloque las aceitunas, el aceite, las alcaparras, las anchoas y el ajo en el procesador. Licue hasta que se forme una pasta fina. Agrega las almendras; licuar 5 segundos. Sazone la tapenade con sal y pimienta. HACER POR ADELANTE Puede hacerse con 2 días de anticipación. Cubra y enfríe.

  • Espolvoree los filetes generosamente con sal y pimienta. Cubra los filetes con romero, presionando para que se adhieran. Caliente 2 sartenes medianas pesadas (preferiblemente de hierro fundido) a fuego alto durante 5 minutos. Coloque 1 bistec en cada sartén. Dorar los bistecs durante 3 minutos; voltee y dore el segundo lado 3 minutos. Reduzca el fuego a medio-alto. Continúe cocinando, volteando cada 3 minutos, hasta que los filetes estén cocidos al punto de cocción deseado, aproximadamente 15 minutos más para medio crudo (el termómetro insertado en el centro registrará 130 ° F). Transfiera los bistecs a un plato; déjelo reposar 10 minutos. Cortar los filetes en rodajas finas. Sirve con tapenade.

Sección de Reseñas

La mejor receta de bistecs a la parrilla de Nueva York

La mejor receta de filetes de lomo de Nueva York a la parrilla. Filete de ternera realmente muy fácil y delicioso cocinado en la parrilla de gas. El bistec bien cocido está listo en 10-12 minutos. Esta receta incluye un adobo de salsa de tomate.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de oliva, 1/2 taza (125 ml) de salsa de tomate, 1/4 taza (60 ml) de salsa picante, 1/2 cucharadita de rábano picante, 1/4 taza (60 ml) de vinagre de vino tinto, 3 cucharadas soperas claras miel, 1 cucharada de cebollino finamente picado, unas gotas de salsa Tabasco, unas gotas de salsa de soja, pimienta negra recién molida, al gusto

Instrucciones: En un tazón grande, combine todos los ingredientes. Mezclar bien. Cubra y refrigere hasta que esté listo para usar. Úselo para carne de res y pollo.

También te puede interesar Filetes New York en Salsa de Pimienta Verde

Receta de filetes New York horneados al horno en salsa de pimienta verde

Instrucciones: Precaliente el horno a 150º F (75º C). Cocine los bistecs en dos tandas, siguiendo el siguiente procedimiento. Caliente la mitad del aceite vegetal en una sartén antiadherente grande. Agregue la carne y cocine por 3-4 minutos a fuego alto.

Dé la vuelta a la carne, sazone bien con sal y pimienta negra y continúe cocinando durante 3-4 minutos más. retire los bistecs cocidos de la sartén y manténgalos calientes en el horno.

Coloque los granos de pimienta en un tazón pequeño y 2 cucharadas de crema espesa. Revuelva bien y reserve. Agregue la mantequilla a la sartén y caliente a fuego medio-alto. Agregue los champiñones, las chalotas y el perejil. Cocine, revolviendo ocasionalmente, durante 3 minutos. Vierta el coñac y cocine durante 3 minutos más.

Incorpora el resto de la crema y la mezcla de pimienta. Mezclar bien y cocinar por 5 minutos más.


Recetas de tapenade a la parrilla

Para tapenade: combine las anchoas y el ajo en una salsa pequeña no reactivapa.

Cook The Book: Atún A La Parrilla Relleno De Hierbas Y.

30 MINUTOS O MENOS. Esto lo convierte en un aperitivo abundante o rústico por primera vez.

Atún a la plancha con puré de judías blancas, tapenade de aceitunas.

Sándwiches De Jamón Y Queso A La Parrilla Con Tapenade

Muchas tiendas de comestibles venden tapenade preparada para hacer la suya propia, finamente picada.

Sirve estos con un cremoso gratinado de patatas. Consejo de mercado: Evite los bistecs con mucha cantidad.

La especia de la carne se empareja con la acritud de la tapenade para jugar del.

Flores de calabacín rellenas de ricotta, cinta verde oliva.

Pollo a la parrilla, tapenade negro y calabacines al limón combinan bien.

Solomillo A La Parrilla Con Tapenade De Espárragos

Las hojas de lechuga romana son lo suficientemente resistentes como para rellenar e incluso se sostienen en el gri.

Food Network te invita a probar esta receta de bistec a la parrilla con tapenade.

Cooking Channel sirve este tapenade de anchoas, aceitunas negras, alcaparras.

El atún a la plancha con tapenade de aceitunas es un gran plato de estilo mediterráneo perfecto.

Cordero a la parrilla con tapenade de tomate seco y menta: una receta de Food Network C.

Si tiene poco tiempo, puede hacer esta pizza fácilmente con la rama de la tienda.

Una tapenade rápida agrega un buen bocado salado a estos strip st perfectamente asados.

Preparación: 10 min., Grill: 6 min. Asa las rebanadas de pan temprano el día de la cena.

Coloque capas de pollo a la parrilla, queso feta y un aderezo de aceitunas y tomate para el th.

MyRecipes recomienda que prepare este Filete de Flanco a la Parrilla con Tapenade r.


Pechugas de pollo con cous cous, pasas y pistachos

16 onzas líquidas (475 ml / 1¾ tazas) de caldo de pollo o agua
12 oz (340 g) de cous cous (precocido)
4 oz (110 g) de pasas
4 oz (110 g) de almendras tostadas (mitades)
2 oz (55 g) de pistachos
sal y pimienta recién molida
4 cucharadas (5 cucharadas americanas) de aceite de oliva extra virgen o 2 oz (55 g ½ barra) de mantequilla
225 ml (8 onzas líquidas) de caldo de pollo bien aromatizado
Harrissa (pasta de chile picante) acompañamiento opcional
Adornar
ramitas de cilantro y romero
Verter el mismo volumen de caldo de pollo o agua sobre el cous cous y dejar en remojo durante 15 minutos, remover de vez en cuando, añadir las pasas, las almendras tostadas y los pistachos. Poner en platos tapados y calentar en un horno moderado durante unos 20 minutos. Alternativamente, cocine al vapor sobre agua hirviendo o caldo, sazone con sal y pimienta recién molida, agregue mantequilla o aceite de oliva al gusto. Conviértalo en un plato grande para servir, cúbralo mientras cocina las pechugas de pollo.
Condimente las pechugas de pollo con sal, pimienta recién molida y unas ramitas de romero. Unte con aceite de oliva y cocine en una sartén para parrilla precalentada hasta que esté bien cocido.
Para servir, unte un poco de harissa en la sartén con pechugas de pollo asadas. Colocar encima del cous cous. Desengrasar el grill y desglasar con un poco de caldo de pollo bien aromatizado añadir al resto del caldo y verter hirviendo sobre el cous cous. Adorne con ramitas de cilantro y romero y sirva inmediatamente.


Bonnell & rsquos Fine Texas Cuisine

Un restaurante de lujo con decoración rústica que ofrece cocina única al estilo de Texas con un toque diferente.

Dirección: 4259 Bryant Irvin Rd, Fort Worth, TX 76109, Estados Unidos

Sitio web: https://bonnellstexas.com

Aquí hay una lista de sus platos bajos en carbohidratos que puede probar:

  • Ensalada de espinacas y cangrejo (cangrejo gigante, vinagreta de jerez y tocino, nueces con especias de chile)
  • Ensalada de camarones y cangrejo (aguacate, verduras mixtas)
  • César de limón (picatostes del suroeste, Parmigiano-Reggiano). Pida excluir los picatostes del suroeste. La opción de agregar pollo a la parrilla.
  • Pila de pollo ahumado (tortillas de maíz, aguacate, salsa de chile guajillo, queso fresco, salsa verde). Pida excluir las tortillas de maíz.
  • Texas Shrimp & amp Grits (con salchicha andouille casera)
  • Oysters Texas Keller (ostra frita del golfo, jamón tasso casero, espinacas, salsa holandesa)
  • Sopa de tomate asado y jalape y ntildeo (con cr & egraveme fra & icircche)
  • Gallineta nórdica con costra de nueces (cangrejo en trozos gigantes, judías verdes, mantequilla morena, arroz jazmín). Pida excluir el arroz jazmín.

Ahilya Fort Espinacas con yogur

Un magnífico plato de espinacas elaborado con hojas recién recogidas de los huertos orgánicos de Ahilya Fort.

500 g (10 oz) de yogur natural

15 dientes machacados en un mortero

8 cucharadas de mantequilla clarificada

2 cucharadas de pasta de ajo

50 g (2 oz) de cebolla, separada en aros

500 g (10 oz) de espinacas picadas

2 cucharaditas de canela en polvo fresca

10 cardamomo verde (solo semillas) triturado en un mortero

Agregue harina de arroz al yogur y cuélguelo durante 4 horas en una bolsa de muselina y déjelo escurrir. El resultado debe ser espeso pero vertible.

Tuesta los dientes hasta que estén fragantes. Caliente 2 cucharadas de mantequilla clarificada en una sartén y cocine la pasta de jengibre y ajo juntos durante 10 minutos a fuego lento, revolviendo hasta que el aceite y la masala se separen. Agregue 4 cucharadas de mantequilla clarificada a una sartén caliente y fría la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. Baje el fuego a medio y agregue el ajo cocido y la pasta de jengibre, las espinacas y la sal. Mezcle bien, la espinaca liberará mucho líquido que debe cocinarse nuevamente en la mezcla.
Cuando la mezcla esté cocida y seca añadir el yogur, la canela y el cardamomo, mezclar bien y retirar del fuego. La consistencia debe ser como yogur espeso, si está demasiado seco agregar un poco de leche.

Caliente la mantequilla clarificada restante y agregue los clavos tostados triturados hasta que estén fragantes. Agregue a la mezcla de yogur y espinacas y mezcle bien. Si es necesario, es mejor recalentarlo en un horno tibio o revolviendo a fuego muy bajo. El fuego alto cuajará el plato.


Cómo asar chuletas de cerdo perfectas


A chuleta de cerdo a la plancha hace una cena de verano clásica para una noche de semana tranquila o una comida al aire libre con amigos, pero es posible que se sienta inclinado a evitarla si aún no ha dominado la técnica de hacer una. Después de todo, en palabras del experto en cocina al aire libre Fred Thompson, una chuleta de cerdo mal asada & # 8220 puede ser el trozo de carne más coriáceo que jamás haya intentado comer & # 8221. la carne de cerdo se cría para que sea magra, por lo que es fácil cocinar demasiado la carne. Para evitar que esto suceda, sigue leyendo sus tres reglas de oro cuando se trata de asar a la parrilla. chuletas de cerdo.

Fred Thompson & # 8217s Las 3 reglas principales para asar chuletas de cerdo

Regla # 1: Vaya grueso, no delgado. No intente asar chuletas de cerdo finas. Póngalos en pan y fríelos, y sabrán muy bien. Pero si los pone a la parrilla, se cocinarán demasiado rápido y terminarán duros y sin sabor. Compre chuletas de al menos 3/4 a 1 pulgada de grosor. El prefiere chuletas con hueso, como una chuleta de costilla elegantemente curvada o un T-bone con un corte central, que se cocinan de manera más uniforme y tienen más sabor que las chuletas deshuesadas.
Regla n. ° 2: salmuera, salmuera, salmuera. La salmuera de chuletas de cerdo, aunque sea por poco tiempo, proporciona un poco de margen de maniobra para la cocción. Si es olvidadizo y cocina las chuletas durante uno o dos minutos más, la salmuera ayudará a mantener la carne húmeda. Y recuerde secar las chuletas con toallas de papel para que se doren, en lugar de cocinarlas al vapor, en la parrilla.
Regla # 3: Cuidado con el calor. Al cerdo no le gusta el fuego alto. Pon una chuleta sobre un fuego caliente y terminarás con un trozo de carne duro, incluso si lo has sazonado en salmuera. Configurar su parrilla para asar indirectamente es una buena manera de hacerlo. Puede dorar rápidamente ambos lados de la chuleta y luego moverla al área de calor indirecto para una cocción más lenta.

Pruebe una de sus recetas, chuletas de cerdo en salmuera con fruta de hueso de verano a la parrilla, que aprovecha al máximo todas las pautas anteriores.

Chuletas de cerdo en salmuera con frutas de hueso a la parrilla

  • 6 tazas de agua
  • 1/4 taza de vinagre de sidra
  • 1/4 taza de azúcar morena bien compacta
  • 1 cucharadita tomillo seco
  • 1 cucharadita bayas de enebro (opcional)
  • 1/8 cucharadita Hojuelas de pimienta roja
  • 2 cucharadas sal kosher
  • 1 cucharada pimienta negra recién molida
  • 6 chuletas de cerdo con hueso, cada una de al menos 1 pulgada de grosor
  • 6 ciruelas, melocotones o nectarinas maduras pero ligeramente firmes, cortadas por la mitad y sin hueso
  • Aceite de canola para cepillar

Para hacer la salmuera, en un tazón grande, combine el agua, el vinagre, el azúcar morena, el tomillo, las bayas de enebro, las hojuelas de pimiento rojo, la sal y la pimienta negra. Revuelva hasta que el azúcar y la sal se disuelvan.

Coloque las chuletas de cerdo en una bolsa de plástico grande con cierre hermético y vierta la salmuera. Selle la bolsa, aplaste la salmuera alrededor de las chuletas y refrigere durante la noche.

Al menos 30 minutos antes de que planee comenzar a asar, retire las chuletas del refrigerador. Deseche la salmuera, enjuague las chuletas brevemente en agua fría y seque con toallas de papel.

Prepare una parrilla de carbón o gas para asar indirectamente a fuego medio, la temperatura dentro de la parrilla debe ser de 350 ° a 375 ° F. Si usa carbón, coloque las brasas encendidas a ambos lados de la base de la parrilla, dejando una franja en el centro sin calor, y coloque una bandeja de goteo en el centro. Si usa gas, precaliente los quemadores, luego apague 1 o más quemadores para crear una zona más fría. Cepille y engrase la rejilla de la parrilla.

Coloque las chuletas de cerdo en la parrilla sobre el área de calor directo y dore, volteándolas una vez, hasta que estén bien marcadas a la parrilla en ambos lados, de 2 a 3 minutos por lado. Mueva las chuletas al área de calor indirecto y cubra la parrilla. Cocine hasta que las chuletas estén algo firmes al tacto o hasta que un termómetro de lectura instantánea insertado horizontalmente en el centro de una chuleta, lejos del hueso, registre 145 ° F, unos 15 minutos más si es medio.

Transfiera las chuletas a una fuente y déjelas reposar durante 10 minutos. Mientras tanto, unte ambos lados de las mitades de la fruta con aceite. Coloque la fruta sobre el área de calor directo y cocine, volteando una vez, hasta que quede bien marcado a la parrilla, aproximadamente 2 minutos por lado. Sirve las chuletas de cerdo inmediatamente con la fruta asada a un lado. Para 6.

/> La autoridad de la parrilla Fred Thompson es el autor del libro Maestro de parrilla Williams-Sonoma, que incluye más de 100 recetas. Para comprar la versión iBook, que incluye videos exclusivos, busque "Williams-Sonoma" en iBooks en su dispositivo móvil.


Recetas de la revista York

Receta de pastel de queso estilo Nueva York sin azúcar para diabéticos. Sin azúcar Sin azúcar N.

En este desayuno al estilo de la costa este, un tierno pastel de café con crema agria i.

“Hornear intensifica el sabor de los melocotones y es genial.

Pastel de carne de cordero de Oriente Medio desde la hora de Nueva York.

En este plato de otoño perfecto, los tubérculos y los champiñones se enriquecen con th.

Los tomates ciruela protagonizan este plato.

Una aromática vinagreta de trufa hace este ste bien veteado y tierno como la mantequilla.

Una tapenade rápida agrega un buen bocado salado a estos strip st perfectamente asados.

& quot; Esto es como una hamburguesa de tocino, pero más refinada la hamburguesa da clase.

Las especias y hierbas de la lata se cocinan al vapor a través del pollo mientras está lento.

Cubrir un pavo con una mezcla de chile y especias marroquíes aporta un toque norteafricano.

El chef sirve este verde con tocino y lo mezcla con mantequilla en el último momento.

Judías verdes de jengibre fritas y crujientes de Joe Ng

Piense en este rico puré como una alternativa emocionante a una guarnición de puré de olla.

Este brebaje dulce y picante se puede utilizar como condimento para carnes o sim.

Bollito misto, un abundante plato italiano de varias carnes hervidas, es la inspiración.

Bollos de masa blanda rellenos de una dulce natilla de calabaza.

El cochinillo es el platillo preferido de las grandes celebraciones en gran parte de América Latina.

Evite la carne seca de un pavo entero centrándose solo en la pechuga y el roa.

En lugar de servir puré de papas, pruebe este gratinado con w.

Este pastel de manzana es un buen sustituto de un pastel tradicional al final.

Ñame de coco suave de Joe Ng.

Un clásico sureño se convierte en un plato ecléctico con la adición de mi de coco.


Pastel de migas de pan de caramelo

Esta receta de pastel proviene de Matthew Busetto en Portland & # 8217s Firehouse Restaurant. Los pasteles de pan rallado son tradicionales en la cocina europea (así como una excelente manera de usar el restaurante y los panes de Pugliese sobrantes). El postre tiene un sabor rico pero no demasiado dulce del caramelo, así como una textura ligeramente nudosa, los cuales combinan perfectamente con un poco de crema batida, cobertura crujiente y otro charco de salsa de caramelo.

Salsa de caramelo

  • 1/2 taza de mantequilla sin sal
  • 1 taza de azúcar morena oscura compacta
  • 1 taza de nata
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • 2 a 3 cucharaditas de extracto de vainilla
  • Azúcar granulada para espolvorear la sartén
  • 3 huevos grandes, separados
  • 1 taza de salsa de caramelo (reserva el resto para servir)
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 1 1/4 taza de pan rallado seco, bastante fino (el panko funcionará en un apuro)
  • Crema batida sin azúcar, salsa de caramelo reservada y nueces picadas o trocitos de caramelo (para cubrir)

Para hacer la salsa de caramelo:

Derrita la mantequilla en una cacerola mediana de fondo grueso a fuego medio. Agrega el azúcar, la nata y la sal y bate hasta que esté bien mezclado. Llevar a ebullición suave y cocinar durante unos 5 minutos, batiendo ocasionalmente. Retire del fuego y agregue la menor cantidad de vainilla, pruebe y agregue más según sea necesario. Dejar de lado.

Para el pastel:

Precaliente el horno a 350 grados F.

Unte con mantequilla una sartén cuadrada de 8 pulgadas o seis moldes de 6 a 8 onzas y espolvoree ligeramente con azúcar. Dejar de lado.

Batir las claras de huevo a picos rígidos y reservar.

Batir las yemas de huevo con 1 taza de salsa de caramelo, sal y ralladura de naranja, hasta que estén pálidas y casi del doble de tamaño. Doble las claras en la mezcla de yema en tercios, hasta que estén combinadas, luego doble suavemente el pan rallado.

Hornee hasta que el pastel parezca cuajado y un probador salga limpio, de 15 a 20 minutos para moldes y de 25 a 30 minutos para un pastel completo. Deje enfriar un poco en la sartén y luego desmolde.

Sirva cubierto con crema batida, salsa de caramelo reservada y cualquier otro aderezo crujiente que desee.

Artículos relacionados
    (jovinacooksitalian.com) (jovinacooksitalian.com) (jovinacooksitalian.com) (jovinacooksitalian.com) (jovinacooksitalian.com)
  • http://jovinacooksitalian.com/2013/06/14/little-italy-new-orleans-style/Birmingham, la "Pequeña Italia" de Alabama (jovinacooksitalian.com)
  • Comunidades de Little Italy de Virginia Occidental (jovinacooksitalian.com)
  • La Pequeña Italia de Baltimore (jovinacooksitalian.com)
  • "Little Italies" del oeste de Pensilvania (jovinacooksitalian.com)
  • Little Italy de Filadelfia (jovinacooksitalian.com)
  • Little Italy de Chicago (jovinacooksitalian.com)
  • Little Italy de Cleveland (jovinacooksitalian.com)
  • "Little Italies" de Nueva Inglaterra (jovinacooksitalian.com)
  • Barrios italoamericanos - Boston (jovinacooksitalian.com)
  • Ybor City - Little Italy de Florida (jovinacooksitalian.com)
  • Pequeña Italia - Manhattan (jovinacooksitalian.com)
  • http://jovinacooksitalian.com/2013/03/08/new-yorks-other-little-italies/
  • http://jovinacooksitalian.com/2013/03/15/little-italy-new-jersey-style/
  • http://jovinacooksitalian.com/2013/04/12/delawares-little-italy/
  • Las "pequeñas cursivas" de Michigan (jovinacooksitalian.com)
  • La colina de la Pequeña Italia de St. Louis (jovinacooksitalian.com)
  • http://jovinacooksitalian.com/2013/05/24/indianas-little-italy-communities/

Compartir este:

Como esto:


Restaurantes, vida nocturna y entretenimiento de Los Ángeles

Seventh Street, uno de los corredores clave infrautilizados del centro, ahora tiene otra oportunidad de cambiar de rumbo. Los defensores dicen que esta vez es diferente, que transformar la calle entre Figueroa y Olive en un & quotRestaurant Row & quot tiene un potencial de desarrollo económico que no existía en esfuerzos anteriores.

Si bien una lista continua de propuestas de revitalización incumplidas podría compararse con un lobo llorando, creemos que este plan tiene una base sólida y un potencial real. Como tal, merece el apoyo de la comunidad empresarial y política. Necesita respaldo, pero también un cuidado cuidadoso con expectativas moderadas.

Este plan en particular involucra la porción de Seventh Street que se extiende desde el Distrito Financiero y el centro comercial 7 + Fig hasta el borde del Distrito de Joyas. Se construye en torno a llevar restaurantes a la calle, pero la clave es la inminente llegada de nuevos complejos habitacionales.

Este verano, se espera que se abran Roosevelt Lofts en las calles Seventh y Flower, lo que llevará a los residentes de 223 condominios al área. A finales de este año, el Brockman Building de 80 condominios está programado para debutar en Seventh and Grand. Ambos desarrollos incluyen planes para establecimientos minoristas y de restauración en la planta baja.

Estos esfuerzos residenciales llevarán a las personas directamente a Seventh Street, proporcionando una clientela que, inmediatamente después de su llegada, buscará atracciones a poca distancia, especialmente después del anochecer. Reconociendo eso, el Distrito de Mejoramiento Comercial del Centro del Centro está tratando de atraer a restaurantes y otros establecimientos que permanecerán abiertos hasta tarde y los fines de semana, sirviendo a estos nuevos habitantes y a las miles de personas que se han mudado a áreas vecinas.

Ya se han registrado algunos establecimientos: el restaurante Wokcano tendrá una ubicación justo al oeste del Roosevelt y el bar de whisky Seven Grand abrirá en 515 W. Seventh St. Está programado un gastropub para el Edificio de Bellas Artes.

Pero el área necesita más que una filosofía de construirlo y ellos vendrán. Junto con la comida, la iluminación nocturna efectiva y completa es clave, al igual que el estacionamiento económico para quienes ingresan al área. Si bien esto puede parecer menos importante que asegurar nuevos restaurantes, las aceras oscuras o los codiciosos operadores de estacionamientos podrían reducir las multitudes y arruinar la inversión que muchas personas están haciendo.

Este también podría ser el momento de acercarse al Departamento de Transporte de la ciudad una vez más para instar a la creación de un sistema DASH que sirva a los residentes, los trabajadores de oficina que desean relajarse después de las 5 p.m. y la vida nocturna emergente en el centro de Los Ángeles. Este proyecto es también un gasto legítimo para la Agencia de Reurbanización Comunitaria. Miles de personas están haciendo grandes inversiones personales y profesionales en áreas de reurbanización. ¿No tiene sentido apoyar un DASH para ayudar a que todo tenga éxito?

La Séptima Calle podría y debería ser vibrante. Los líderes locales deben continuar e intensificar su trabajo. Esta es realmente la mejor oportunidad en años para cambiar la calle.

Saiholmes

Registrado

En la cima de la cadena alimentaria
Para los restaurantes de renombre, la apuesta del centro da sus frutos

Camine hacia el centro de Palm durante casi cualquier almuerzo y verá una casa llena de la élite empresarial de la zona. Y por la noche, especialmente si los Lakers están jugando o alguien como Rod Stewart canta en el Staples Center, los fanáticos no lo piensan dos veces antes de pedir una cena de langosta de cuatro libras y tomar unos martinis de ginebra.

Unas pocas cuadras al norte en Roy, el bar está habitualmente lleno de asistentes a convenciones, trajes y más de esos fanáticos del Staples Center. Si cree que el martes por la noche será lento, piénselo de nuevo. El lugar está lleno todos los días y el almuerzo es tan concurrido como la cena.

Luego está el Daily Grill en las calles Sixth y Flower, donde se desarrolla el mismo escenario cuando los abogados, los habitantes de los loft de los pisos superiores del edificio y los tipos financieros llenan la sala para las comidas de clubes estadounidenses y la escena de un bar animado. Al igual que en Palm and Roy's, con frecuencia se llena durante el almuerzo y la cena.

A pesar del negocio en auge, no hace mucho tiempo, los jefes corporativos detrás de estos establecimientos, todos parte de cadenas de restaurantes de tamaño mediano, consideraban al centro de Los Ángeles como una zona muerta. Sus contadores dudaban de la exageración de los impulsores locales y sus ejecutivos se reían de la idea de que un restaurante en Central City pudiera darles una oportunidad a lugares de alto tráfico en Santa Mónica o Newport Beach.

Pero eso fue entonces. Hoy, estos restaurantes de renombre lideran sus cadenas en ingresos. Los tres puestos de avanzada del centro mencionados anteriormente se encuentran entre las mejores ubicaciones de su empresa.

"Muchas empresas de restaurantes miran el centro de la ciudad como si fuera Manhattan hace 50 años", dijo Ed Engeron, presidente y director ejecutivo de Prospectives / The Consulting Group Inc., con sede en Los Ángeles. Urbanización y la nueva zonificación. El centro es ahora una propiedad de moda. Ya no se considera que sea el norte de México ''.

Tome Roy, un exclusivo restaurante de fusión hawaiana con más de 20 ubicaciones. El restaurante Downtown, que este mes celebró su primer aniversario en las calles Octava y Figueroa, es el número uno de toda la cadena. Produce más que los Roy en la ciudad de Nueva York, Las Vegas, Newport Beach y San Francisco.

"Atribuyo el éxito a lo que está sucediendo con la revitalización de Downtown", dijo Tim Matousek, socio de la empresa conjunta de Roy. “Soy muy optimista de que seguiremos creciendo. De hecho, estoy tan seguro de que estamos construyendo una adición de 700 pies cuadrados para ampliar el comedor & quot.

No siempre fue así. Hace tres años, cuando Matousek estaba considerando abrir una nueva ubicación, no estaba buscando en ningún lugar cerca del centro de Los Ángeles.De hecho, había estado recorriendo Beverly Hills y acababa de cerrar un trato en Woodland Hills cuando decidió reunirse con un Líder empresarial del centro, quien finalmente lo convenció de arriesgarse en el ajetreado distrito financiero.

Matousek no ha mirado atrás desde entonces. Cuando lleguen las cifras al final de este trimestre, dijo que Roy habrá superado las proyecciones en un 30%.

"Todos me dijeron que estaba cometiendo un error, y me dijeron que es un barrio difícil y que tal vez no quiera ser un pionero en ese mercado", agregó. “Pero vi lo que pasó con el distrito Gaslamp de San Diego y el estadio. Se sintió muy bien estar en la zona cero ''.

Roy no es el primero en apostar por el centro y ganar a lo grande. Casi cuatro años antes de la apertura de Roy, The Palm invirtió dinero en un espacio de 400 asientos en el emergente vecindario de South Park, donde Staples Center tenía solo unos pocos años y las vigas de acero y los pozos de construcción abiertos apenas insinuaban la construcción residencial por venir.

Acercándose a su quinto año el próximo mes, el asador de club en 11th and Flower genera el tercer ingreso más alto en la cadena de 30 restaurantes (el primero es Las Vegas Palm). En el almuerzo, la multitud comienza a llegar a las 11:45 a.m. y se queda hasta las 2:30 p.m., con aproximadamente 200 comidas servidas durante la prisa, el doble que cuando hay una convención en la ciudad. Para la cena, casi 300 comensales llenan el restaurante, mientras que las filas en el bar suelen ser de tres personas.

"Nuestras ventas y ganancias han seguido creciendo cada año, al igual que el área de Downtown y South Park han florecido", dijo Jonathon Scott, gerente general de The Palm. "Nuestros números son excelentes y estamos encantados de haber ingresado al mercado cuando lo hicimos".

Abrir un establecimiento de alta cocina en South Park en 2002 podría haber parecido una empresa arriesgada. Pero para los altos mandos de The Palm, la oportunidad de anclar el futuro distrito de deportes y entretenimiento de L.A. Live era demasiado buena para dejarla pasar. Es probable que las multitudes solo aumenten cuando la primera fase de L.A. Live se abra este otoño al otro lado de la calle.

Si bien el Palm saltó primero con los pies, fue necesario un poco más de empujoncito para el Daily Grill. Pero cuando la empresa matriz Grill Concepts decidió firmar en 2004, lo hizo a lo grande, con un restaurante de 2 millones de dólares y un contrato de arrendamiento de 15 años en la planta baja del edificio Pegasus de 322 apartamentos en 612 S. Flower St. La ubicación en el nexo de viviendas nuevas, cientos de habitaciones de hotel y torres de oficinas, junto con la demografía emergente del área, convencieron al presidente y director ejecutivo de la empresa, Bob Spivak, de abrir.

En el negocio de casi dos años, el restaurante de 183 asientos se ubica en el primer trimestre de Daily Grills, dijo Philip Gay, presidente y director ejecutivo de Grill Concepts. En el primer año, sirvió un promedio de 400 almuerzos y 150 cenas por día, y registró un 40% más de negocios de lo proyectado. Actualmente sirve alrededor de 300 almuerzos y 200 cenas al día, dijo Gay.

Al igual que otros destinos regionales, como el casco antiguo de Pasadena y Third Street Promenade de Santa Mónica, un gran restaurante invita a otros a seguirlo. El éxito del Daily Grill y The Palm ha despertado aún más el interés de otras cadenas medianas. Según los expertos de la industria de restaurantes, los grandes actores están al acecho.

Engeron, quien asesora a los principales restaurantes tanto a nivel nacional como internacional, dijo que al menos cinco de sus clientes buscan firmar acuerdos en el centro de Los Ángeles.

"Creo que encontrará que las cadenas están buscando oportunidades", dijo. “En muchos casos no tienen salida al mar y no pueden expandirse en áreas existentes. Cuanto más grande sea la empresa, más pueden permitirse correr riesgos. & Quot;

Fleming's Prime Steakhouse and Wine Bar también está en el mercado y ha buscado ubicaciones en el distrito financiero y South Park, dijo un corredor familiarizado con el trato.

Además, el restaurante al estilo de los años 50, Johnny Rockets, abrirá su primer restaurante en el centro para el otoño, dijo un portavoz de la cadena.

La última gran oleada de grandes restaurantes se produjo a fines de la década de 1990, cuando jugadores como Susan Feniger y Mary Sue Milliken le dieron a la comunidad una muestra de América Latina en la forma de Ciudad, y el restaurador Joachim Splichal continuó expandiendo su imperio en el centro con Nick y Stef's.

El hecho de que las cadenas de Downtown se estén desempeñando tan fuertemente es un buen augurio para el crecimiento futuro, incluido un plan recientemente anunciado para lanzar un Restaurant Row a lo largo de Seventh Street.

"Los restaurantes son el combustible y el catalizador de la remodelación urbana", dijo Engeron. "Si echa un vistazo a Melrose y Santa Mónica en West Hollywood y lo que está sucediendo allí con todos los restaurantes, eso es lo que estamos viendo en el centro de la ciudad".

Saiholmes

Registrado

28 de marzo de 2007
El encanto de la fusión tailandesa en Naraya
Un menú marcado con un estilo excéntrico sorprende y agrada en un elegante lugar del lado oeste.

Por Susan LaTempa, redactora del Times

La LUZ de las votivas de mesa parpadea en los grandes espejos enmarcados en las paredes grises del pequeño café cuando Patrick Suwan, chef y copropietario de Naraya, que también trabaja en el frente de la casa, nos prepara los aperitivos. No hay un plato visto antes en el grupo.

Los tamales asiáticos, pequeños botes de hojas de maíz atados en cada extremo y rellenos con camarones sobre una almohada de masa infundida con limoncillo, son camarones dulces ligeros y maravillosamente sabrosos que resaltan con la harina de maíz ligeramente herbácea.

Un aperitivo estilo dim sum llamado coronas de Naraya resulta ser un excelente mini raviolis relleno con una rica y crujiente combinación de rábano caramelizado, cebollas dulces y nueces picadas, presentado con una delicada y colorida ensalada de zanahorias y col lombarda.

El rollo de mano vietnamita es un pequeño y delicado cono de hierbas, brotes y fideos envueltos en algas, presentado en un vaso como si fuera una flor en un jarrón. Los pasteles de cangrejo con salmón también son inusuales y satisfactorios. Más como rollos de huevo rellenos de mariscos, son una sabrosa combinación de salmón, cangrejo y pepino envueltos y fritos y servidos con salsa dulce de miel.

Naraya Thai, de ocho meses de edad, en el vecindario Olympic-Robertson de West LA, es ambiciosa de una manera dulce, trabaja arduamente para complacer a los clientes y alentar las visitas de regreso, al mismo tiempo que trata de transmitir suficiente sentido de la ocasión para justificar sus precios. , que son más altos que la articulación del vecindario promedio.

No es necesario vestirse elegante para sentirse bienvenido, pero el pequeño espacio estrecho de la tienda está bien decorado, con un piso de baldosas de pizarra oscura, mesas cubiertas de tela y hermosos platos.

El menú es fusión tailandesa contemporánea, con toques agradablemente excéntricos, especialmente en la presentación. Pero aunque es posible que no pueda visualizar un plato leyendo la descripción de su menú, después de algunas visitas tendrá la sensación de una estética rectora que busca tanto sorprender como agradar. Por cada creación única de la lista, hay una variación de los favoritos populares.

La comida no está muy condimentada (pide un plato de chiles picados a un lado si eso es lo tuyo), y las ensaladas tienden a ser menos que exitosas, pero en general la ejecución es muy buena. Los platos, que se colocan individualmente en lugar de ser ofrecidos para cenas al estilo familiar, son sabrosos y divertidos, presentados con un estilo entrañable y atención al detalle.

Los estándares de los cafés tailandeses, como satays, pad Thai y curry, son algo superficiales aquí, debidamente presentados: salsa de maní que no es demasiado dulce, fideos con buena textura, sabores de curry en capas e individualizados, con los toques a veces exuberantes de las especialidades y platos principales.

Una generosa selección de platos vegetarianos incluye salteados, un curry de verduras, filete de tofu y fideos y también podría, quizás con el arroz con té verde, ser la base para una cena familiar.

Pero la personalidad de Naraya brilla con platos como el filete de bagre de Bangkok, jugosas rebanadas de pescado salteado y condimentado con confianza, presentado sobre una gasa de jengibre, cebollas y hongos shiitake, rociados con salsa de chile dulce y picante.

El filete de costilla Ka pow (una variación poco común del ka pow de pollo o cerdo que se ve con frecuencia) es también un plato alegremente descarado: un filete tierno con sabor a una marinada de chile y ajo brillante, servido con una paja de cebolla estofada, pimiento rojo y albahaca frita que complementa cada bocado de carne.

El servicio es asiduo y personal, con Suwan y el copropietario Sumaytee Kasemchit trabajando en la sala, reconociendo a los clientes habituales, ofreciendo toques especiales, haciendo sugerencias y prodigando atención de una manera que el comensal de chico o chica habitual rara vez experimenta estos días, y podría acostumbrarse a .


Naraya
Ubicación: 1128 S. Robertson Blvd., Los Ángeles, (310) 858-7738.
Price: Lunch specials (include rice, salad, egg roll), $9 to $13 dinner appetizers, $4 to $10 specialties and entrees, $10 to $22.
Best dishes: Naraya crowns, Asian tamales, Bangkok catfish fillet, ka pow rib-eye steak.
Details: Open for lunch and dinner from 11:30 a.m. to 10 p.m. Monday through Thursday, until 10:30 p.m. Friday 12:30 to 10:30 p.m. Saturday 12:30 to 10 p.m. Sunday. Metered street parking and lot parking in the back. Wine cocktails. Visa, Mastercard, American Express.

Saiholmes

Registered

March 28, 2007
Citified rustic
An urban vibe fills in for the countryside at Santa Monica's Rustic Canyon Wine Bar and Seasonal Kitchen where homey dishes are handled with care.

By S. Irene Virbila, Times Staff Writer

The word "rustic," when applied to a restaurant, conjures up visions of hearty, homey dishes and rough wooden tables drawn up in front of a fire where sausages or birds cook over the embers. You certainly don't expect a place with the distinctly urban vibe of the new Rustic Canyon Wine Bar and Seasonal Kitchen in Santa Monica. The 3-month-old restaurant sits on Wilshire Boulevard at 11th Street, with big picture windows that look out on a streetscape of resale shops and boutiques, not some swatch of bucolic countryside.

The name in fact comes from the canyon in the Santa Monica Mountains where a group of friends that included owner Josh Loeb used to get together at a house in the trees for dinners and wine tastings. The pleasures of sharing wine and food with friends in a relaxed setting inspired Loeb, who had worked at Capo, to try to bring some of the same neighborhood spirit to this new restaurant.

At Rustic Canyon, the food is homey, the products mostly local and very seasonal and the wines pleasant and approachable. Take a quick gander through the menu and you'll notice words such as "fresh," "natural," "pan-roasted" and "cast-iron" — that are a siren call to the urban appetite.

Rustic Canyon seems to have struck a nerve with Santa Monica restaurant goers. It's not trendy. No big-name designer or flotilla of votive lights is involved. The bar doesn't make pretty tinted cocktails or serve $600 bottles of tequila. No paparazzi are hanging round the door. And yet, there's such a need for a place where you can have a good meal, check in with friends and feel like a regular that the place is packed most nights. Most likely, even if you reserve ahead, there will be a wait for your table.

And so you may find yourself checking the blackboard above the four-seater bar where the 20 wines by the glass have been written out in white chalk. Though it's not the most forward-looking list on the planet, there's something for everyone. Novices can step up and recognize Navarro Chardonnay from Mendocino and order a glass. Wine buffs may want to taste the latest vintage of Jean Chauvenet's Nuits-St-Georges premier cru "Les Damodes." The bartender is cheerful and helpful. The pours aren't skimpy. But where can you sit? There are just those four bar stools and a few low seats with an improvised coffee table in front. Mostly, you're left standing around like at a cocktail party.

But the place has much better food than most such gatherings, and it's food that goes with wine. The chef is Samir Mohajer, who last worked at the Little Door on West 3rd Street. Despite that weak recommendation, this guy can cook. Prime example: his Moroccan salad plate with a gentle chickpea pur–e, beautiful oil-slicked olives, roasted sweet peppers and more, along with grilled flatbread and a dab of fiery, house-made harissa.

His seasoning is vibrant, yet shrewdly balanced so that it doesn't overwhelm the wine. And anybody who can turn out a salad like his blood orange, avocado and baby gem lettuce salad deserves a closer look. It's just about perfect, the avocados ripe and luscious, the beautifully balanced dressing made with avocado oil and blood-orange juice.

I like that as soon as you sit down, someone will bring out cracker breads and small crocks filled with butter and a spicy tapenade. As an appetizer, a big bowl of mussels steamed in white wine fired with garlic and chile flakes is served with rafts of grilled bread to soak up all the gutsy broth.

Rounds of creamy polenta are topped with delicious saut–ed mushrooms. Sliced filet mignon, sort of an elevated carpaccio, makes a fine first course too, with horseradish cream.

Rustic Canyon uses meats from Paul Bertolli's Fra' Mani for the charcuterie plate and they are top notch. That said, the portion is incredibly mingy for $14: There's really not enough for four to share. It's a rare lapse, though. Most of the dishes are very generous for the price and the quality , which is part of what makes the restaurant so appealing for an everyday meal.

Rustic Canyon belongs to the updated breed of neighborhood restaurants like Literati II, Nook, Canel–, and BLD that are opening promising new territory for the L.A. dining scene. Instead of focusing on special occasion dining, these more modest restaurants are offering sophisticated and earthy everyday food. It's a sign that Los Angeles is growing up as a food culture.

Come in jeans. Come dressed for the opera. I've seen both crowds at Rustic Canyon, along with scruffy urban nerds, academic types, doctors from nearby St. John's, lone diners reading a page-turner. I wouldn't, however, be so quick to grab one of the booths along the wall. There is, ahem, a slight design glitch. Unless you're the size of Paris or Nicole, you won't be able to breathe. This is beyond cozy. But I do love sitting under the hanging lamps impressed with a faux bois pattern. And any of the other tables are comfortable, especially those along a banquette in front of the windows.

Servers are dressed in brown T-shirts emblazoned with a tree in silhouette. That too is very rustic. And our waiter wears her hair in pigtails like in "Rebecca of Sunnybrook Farm." She also happens to be genuinely welcoming and hospitable. ¿Ves lo que quiero decir? Not trendy. But I feel for her (and for me and my guests as well). The noise level in the restaurant is excruciating unless you come very early or late on the off-chance that the place might be less than packed. However, the owners are planning to install sound panels in the next couple of weeks to quiet things down.

Fortunately, the food is so appealing, you can tune into that if you can't tune into your fellow diners.

As for heartier fare, the "cast-iron" burger is a big, juicy patty of beef cooked in a smoking hot cast-iron skillet, so it's seared on the outside and the inside — the way I ordered it, a true medium rare. It comes with apple-wood-smoked bacon, a tangle of wild arugula greens and Point Reyes blue cheese. The last, for me, is just too strong on a burger, and next time, I'll order it without.

Pan-roasted half chicken has been on the menu since day one, and has gone through different permutations, all worthy. Initially, it came with roasted root vegetables and pan au jus, later with couscous, and this month with caramelized pearl onions, mashed Yukon gold potatoes and the pan juices. However the chef is inspired to serve it, this is a fine bird, and it's generous enough to share.

Vegetarians can go straight to the root vegetable pot pie. Somebody here knows how to make a mean pie crust its rich buttery goodness is terrific with the root vegetables — potatoes, carrots, turnips, parsnips, whatever the chef turns up.

There's also a thick Berkshire pork porterhouse with delicious saut–ed baby chard and piping hot mac 'n' cheese that demands a big appetite. Sometimes, though, the pork was a little dried out. Lamb chops are fabulous, thick double chops that come with watercress saut–ed with currants. The New Zealand lamb tastes like lamb and is perfectly cooked to a deep rose at the center.

And though every main course comes with its own sides, you can also order extra ones, like the earthy pan-roasted Jerusalem artichokes or a rich Garnet yam and Gruy–re gratin. Or hand-cut French fries with ketchup and aioli. Make that two orders for the table to prevent greedy gobblers getting more than their fair share of these terrific frites.

Desserts also delve into the comfort zone with a Spanish rice pudding with Valrhona chocolate buried at the bottom. The same chocolate makes an appearance in Rustic Canyon's signature rocky road bread pudding. It's a daunting bowl of creamy soft bread chunks scattered with chopped almonds with dark chocolate melted deep into the layers under a blanket of marshmallow cream. That is, I would suggest, hearty enough for any urban rustic.

Rustic Canyon isn't about fine dining. And yet the chef is sensible enough to put his all into cooking a pan-roasted chicken or a pork chop. The hearty Cal-Mediterranean dishes may sound plain, but the skill of the cooking and the smart way the flavors on the plates are put together make this Santa Monica restaurant stand out as a prime example of the new neighborhood restaurant. We all want a spot like this nearby — where we can settle in for an evening of eating and drinking with friends and be treated well enough to want to make it our neighborhood hang.


Ver el vídeo: Tapenade de aceitunas verdes Vegano (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Yerucham

    Extraño, yo mismo llegué a esto, solo más tarde, a juzgar por la fecha del puesto. pero gracias de todas formas.

  2. Rald

    Hay algo en esto. Muchas gracias por su ayuda sobre este tema, ahora lo sabré.

  3. Vinos

    Genial ... genial ...

  4. Rob Roy

    Está usted equivocado. Escríbeme por PM, hablamos.

  5. Rosco

    Creo que permitirás el error. Ingrese lo discutiremos. Escríbeme en PM.

  6. Godwine

    Y me encontré con esto. Podemos comunicarnos sobre este tema.



Escribe un mensaje